martes, 17 de octubre de 2017

Decenas de miles de personas se manifiestan en Barcelona pidiendo la libertad de los presos políticos



Miles de velas alumbran en Barcelona una demanda impostergable: la inmediata puesta en libertad de Sánchez y Cruixet, encarcelados por la (in)justicia española . Miles de personas, 200.000 según la Guardia Urbana, se han concentrado esta noche en el cruce de la avenida Diagonal con el Paseo de Gracia de Barcelona para reclamar la libertad de los presidentes de la Asamblea y de Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, encarcelados ayer por la audiencia Nacional bajo la acusación de sedición.
“No pedimos clemencia. ¡Exigimos justicia”!, ha estallado la actriz Sílvia Bel al leer el manifiesto del acto, que se ha cerrado con cinco minutos de silencio durante los cuales los asistentes sostenían velas encendidas.






domingo, 15 de octubre de 2017

La República Anarquista de Aragón



Unas cadenas rotas, la A de Aragón (y de acracia), un olivo de Teruel, las montañas del Pirineo en Huesca y el río Ebro cruzando un puente en Zaragoza, todo ello bajo un sol naciente, figuraban en el escudo del Consejo de Aragón, el territorio semiindependiente que gobernó la mitad este de la región desde julio (desde octubre formalmente) de 1936 hasta agosto de 1937. Durante ese año justo, un territorio de unos 25.000 km2, poblado por medio millón de personas, tuvo un gobierno anarquista. Este primer y único estado libertario de la historia (si no contamos el sur de Ucrania entre 1918 y 1920, la época de Néstor Majno) publicó un Boletín Oficial y nombró un Gobierno con trece carteras, dominado por consejeros de la CNT. Como si de un estado soberano se tratase, el Consejo mantenía excelentes relaciones con la Generalitat de Catalunya, con encuentros entre el Presidente del Consejo, Joaquín Ascaso, y el presidente Companys, durante el curso de las cuales se reafirmó el tradicional papel de Aragón como suministrador de productos agrícolas de la industrializada Cataluña. “Se ha llegado a conclusiones definitivas en cuanto a las relaciones comerciales entre Cataluña y Aragón” recogió la prensa republicana con satisfacción en febrero de 1937, y también se firmó un contrato muy importante de suministro de trigo aragonés para el país catalán [126].
Y es que el estado aragonés anarquista era casi 100% agrario: había sido despojado de sus tres capitales de provincia, incluyendo el núcleo industrial de Zaragoza. Tal como quedó, su territorio era una franja de unos 350 km de alto por 100 de ancho, completamente rural. La única ciudad de alguna importancia era Caspe, sede del Consejo. La variedad ecológica de este paisaje agrícola era enorme, sin embargo: pastos alpinos en el Pirineo, los ricos regadíos del Alto Aragón, tan peleados por Joaquín Costa, el área desértica de Los Monegros, las riberas del Ebro, los páramos del Bajo Aragón y la zona de olivares y almendros más próxima a la costa mediterránea. Sobre esta variedad de paisajes el Consejo impuso una estructura muy flexible: la Federación de Colectividades Agrarias. Las colectividades debía, según su emocionante texto de constitución, calcado de las obras de Kropotkin, “Propagar intensamente las ventajas del colectivismo basado en el apoyo mutuo”. La asociación a la colectividad era libre, pudiendo cualquiera seguir trabajando su propia tierra por su cuenta, aunque en este caso sin gozar de las ventajas de la asociación, y solamente el trozo de terreno que pudiera cultivar con sus propias fuerzas. La idea general, que no se cumplió en todos los casos, era que quedaba abolida la circulación de moneda dentro de las colectividades, sustituida por cartillas de racionamiento (en la práctica se usaron mucho vales y dinero local), aunque el conjunto de la Federación seguiría usando el dinero en el contacto con el mundo exterior.
Si todo esto suena a una utopía agraria “primitiva”, los Estatutos de la Federación se encargaban de desmentirla: una y otra vez se insiste en la experimentación, la tecnología, la formación técnica de los jóvenes campesinos, la profesionalización y la especialización. Parece dibujarse el panorama de una república agraria de tecnología avanzada, capaz de ventajosos intercambios comerciales en el exterior y basando parte de su éxito en la gran variedad ecológica de su territorio: el Estatuto llega incluso a poner un ejemplo concreto en su solemne texto, la cría de patata de siembra en las zonas altas y frías, donde no pueda ser alcanzada por la enfermedades, para su empleo en las tierras calientes y húmedas del llano.
El experimento anarquista aragonés llegó a su fin en agosto de 1937, cuando el gobierno de Madrid decidió tomar las riendas de toda la zona republicana. El Consejo se declaró disuelto, su presidente fue acusado de robo de joyas y detenido y se nombró un Gobernador de la región. No se sabe mucho sobre el impacto real del “colectivismo basado en el apoyo mutuo” en el este de Aragón. Hay que tener en cuenta que fue derrotado dos veces,  en agosto de 1937 y en abril de 1939, y las derrotas sucesivas suelen enterrar a gran profundidad la historia de los perdedores.
Su propia visión era idílica: “Nuestros hermanos campesinos viven una vida sencilla, feliz, con sus colectividades agrícolas tuteladas por el Consejo de Aragón, sin el espantajo trágico de los caciques, terratenientes, curas, escribanos y avaros [127]”. En agosto de 1937 la prensa no-anarquista y especialmente la comunista acusó al Consejo de Aragón de todo lo imaginable, desde el robo al asesinato, pasando por la malversación, el contrabando y la extorsión. Se publicaron reportajes ilustrados mostrando el alivio real o supuesto en los rostros de los campesinos de Aragón, liberados de la tiranía anarquista y de los “cartoncicos”, los vales de los comités que sustituían al dinero contante y sonante [128]. En febrero de 1937 se contaron 280 colectividades, con unos 140.000 afiliados. Menos mal que la cosecha de trigo del verano de 1937 fue buena, algo mayor que la del año anterior.
[125] Libertad, Semanario del frente. División 42, Cuenca (1937)
[126] El Sol, 3 de febrero de 1937.
[127] Libertad, Semanario del frente. División 42, Cuenca (1937)
[128] Aragón, por Clemente Cimorra (Vida y errores del ensayo de Caspe). El Sol, 19 de agosto de 1937.



martes, 10 de octubre de 2017

12 de octubre. Nada que celebrar



El Día de la Hispanidad se convirtió oficialmente en la fiesta nacional española por la Ley 18/1987 de 7 de octubre, aunque antes había sido, alineado ideológicamente con los intereses de la España monárquica y feudal, el día de la Raza. Los motivos de esta Ley aparecen explicados por la “efeméride histórica” en la que España inició “un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos”. Una manera muy eufemística y enormemente dulcificada de la llamada Conquista de América, que se inició a finales del siglo XV.
Lo que llamaron los que promovieron esta Ley “un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos” fue, en realidad, según innumerables estudios históricos y antropológicos, el mayor genocidio de la historia de la humanidad, infinitamente mayor que el de la Alemania nazi. Lo que nos contaron en la escuela con respecto a la llamada “colonización” fue, desde la perspectiva más amable, una visión deformada de la verdad, una interpretación sesgada de la historia, en interés de los grupos de poder que, durante siglos, se han estado enriqueciendo de ello. Dicho en otras palabras, fue, y es, una gran mentira.
Dicen al respecto Nahuel Moreno y George Novak (Feudalismo y Capitalismo en la colonización de América, Buenos Aires, 1972, Ediciones Avanzada) que “Un siglo después de la llegada de las carabelas de Colón, de los más de setenta millones de indígenas preexistentes sólo quedaban tres millones y medio de almas. Primero fueron derrotados por la desproporción de recursos bélicos, la sorpresa y la confusión. Luego fueron privados de su cultura y creencias, sometidos al trabajo esclavo y a las enfermedades nuevas que les llevaron los europeos… La casi extinción de la población nativa generó otro genocidio, el repudiable comercio de seres humanos, al arrancar a millones de africanos de su tierra ancestral como mano de obra esclava”.
Mientras que en la conciencia colectiva se ha instaurado durante siglos la idea de la grandeza de una supuesta gesta nacional, la verdad es, en realidad, muy otra; lo cual nos revela el impacto del adoctrinamiento cultural, político y social en el inconsciente colectivo. Sin embargo, en las últimas décadas multitud de voces se han alzado contra la celebración de este día que representa, objetivamente, el ensalzamiento de dos genocidios históricos con los que millones de españoles y americanos en absoluto nos identificamos, y que representa un atentado, no sólo contra la verdad histórica, sino también contra la memoria del exterminio de muchos millones de seres humanos.
De hecho, en 1977 una delegación de representantes de los indígenas norteamericanos solicitó la sustitución del Columbus Day (equivalente norteamericano del Día de la Hispanidad) por el Día del Indígena, al amparo de la Conferencia Internacional sobre la Discriminación Contra la Población indígena, que fue promovida por la ONU. Y a día de hoy son cada vez más los Estados y ciudades americanos, del norte y del sur, que, como Vermont, Denver, Phoenix, Costa Rica, Chile, Nicaragua, Venezuela, han pasado a sustituir esta celebración colonialista por otra mucho más humana y solidaria, que se suele nombrar como Día de la Resistencia Indígena, en homenaje a los pueblos y las culturas precolombinos que han resistido, y aun a día de hoy siguen resistiendo, a la explotación, la marginación, la persecución y el exterminio.
En España algunos políticos se han negado a participar en esta fiesta que, en esencia, es una loa a la obsoleta institución monárquica.  Han rechazado la invitación al besamanos real Pablo Iglesias, Ada Colau y el alcalde de Cádiz, por ejemplo”. Por descontado, no han sido políticos del PP, tan patriotas ellos; han sido políticos de izquierdas y “políticamente incorrectos” los que han apelado a la renovación de la conciencia colectiva, a la verdad histórica y al reconocimiento de las culturas indígenas masacradas para no asistir a una celebración que, además, sólo en el desfile militar nos ha costado a los españoles empobrecidos casi un millón de euros.
Por mi parte, nada que celebrar los 12 de octubre que no sea la resistencia de los pueblos explotados y oprimidos. Y eso no significa que no me sienta española. Lo soy. Y orgullosa de serlo, de ser de la España que evoluciona, no de esa España que ora y embiste cuando se digna a usar la cabeza, como diría Machado. Y nada mejor para celebrarlo que recordar las palabras sabias del ilustrísimo Eduardo Galeano, quien en su obra “Las venas abiertas de América Latina” dejó escrito: En 1492 los pueblos nativos descubrieron que eran indios, que estaban desnudos, que existía el pecado, que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo, y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa, y había ordenado que fuera quemado vivo quien considerara sagrados el sol, la luna, la tierra, y la lluvia que la moja.

Coral Bravo es Doctora en Filología


   

domingo, 8 de octubre de 2017

Homenaje a la madre y sus seis hijos asesinados por el fascismo



En el verano de 1936, primer año de la Guerra Civil, mientras el marido de Juana se encontraba en el frente, ella embarazada y sus seis hijos menores fueron expulsados del pueblo. Casi 80 años después, sus cuerpos aparecieron en la sima de Legarrea confirmándose todos los rumores e investigaciones realizadas a lo largo de años: el asesinato a manos del fascismo de Juana Josefa, de 38 años; Asunción, de año y medio; José, de 3 años; Martina, de 6 años; Pedro Julián, de 9 años; Antonio, de 12 años; y Joaquín, de 16 años.
Representantes del Gobierno de Navarra, de asociaciones memorialistas y del pueblo de Gaztelu han rendido hoy un homenaje a Juana Josefa Goñi Sagardia y sus seis hijos, asesinados el 30 de agosto de 1936.
Tras el hallazgo estos últimos meses en la sima de Legarrea de los cuerpos de Juana Josefa Goñi Sagardía y seis de sus siete hijos desaparecidos en el contexto de la Guerra Civil, hoy se ha celebrado en la sima el acto de inauguración de un monolito en recuerdo de estos hechos.
Posteriormente, ha tenido lugar en la plaza de Gaztelu, en presencia de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, representantes municipales y vecinos, la entrega a los familiares de los restos mortales, acto en el que también ha estado presente la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde.
En este lugar se ha realizado un homenaje a la familia Goñi-Sagardia, en un acto de reparación en el que han intervenido la consejera Ollo y una representación municipal, junto con los vecinos y familiares, informa el Gobierno de Navarra en un comunicado.
Ollo ha agradecido al Ayuntamiento de Gaztelu “su trabajo y colaboración en este acto” y ha explicado que la exhumación de Juana Josefa Goñi Sagardía y sus seis hijos ha requerido del trabajo de muchas personas y asociaciones memorialistas.
Gracias a ellas, ha destacado, “finalmente, el año pasado, en el marco del plan de exhumaciones impulsado por el Gobierno de Navarra, la Sociedad de Ciencias Aranzadi, con la colaboración del grupo de espeleología Satorrak, consiguió culminar el trabajo y certificar el relato que había llegado hasta nuestros días”.
Hoy, ha añadido, 81 años después, “las instituciones, los familiares, las asociaciones memorialistas y la sociedad en general participamos en este acto de homenaje y reconocimiento a aquellas víctimas inocentes que finalmente van a encontrar un descanso digno y un recuerdo permanente de esta dura lección de la historia”.
La consejera ha aludido al cariño que tanto el Ayuntamiento de Gaztelu como los vecinos y los familiares han puesto en la preparación de este momento, en el que “queremos acompañaros para transmitiros el apoyo y afecto que os faltó durante demasiado tiempo”.
Tras el acto de homenaje, se ha procedido al traslado de los cuerpos desde la plaza hasta el cementerio donde han sido inhumados.

deia/eitb

miércoles, 4 de octubre de 2017

El rey rompe el último puente con Cataluña con una crispada intervención televisiva



Felipe VI no ha anunciado ninguna medida concreta pero su intervención como jefe de estado prefigura la adopción de las medidas más duras posibles por el gobierno del PP, que llegarán en las próximas horas.

Esta noche se ha podido ver por televisión la versión regia del “A por ellos”. En su discurso la monarquía, es decir, el máximo poder del estado y la institución heredera del régimen anterior que nunca fue sometida a referéndum y cuyo poder vitalicio y hereditario es un privilegio de nacimiento, ha vuelto a dar lecciones de democracia, sin siquiera mencionar a las casi 900 víctimas de la brutal represión policial del 1-O.

Como era de esperar su intervención ha reivindicado el “orden constitucional”, el que surgió de la ‘bienatada’ constitución del 78 que estableció la “indisoluble unidad de España” y que niega el derecho democrático a decidir su futuro a cualquiera de los pueblos que integran el Estado.

La intervención del rey es la bendición tanto de la actuación represiva que el Estado ha desarrollado hasta ahora en Catalunya como del endurecimiento de la escalada represiva que se avecina para impedir la concreción de los legítimos anhelos de soberanía del pueblo catalán. 

Felipe VI no ha hecho ni una sola alusión a los incidentes de domingo ni a los heridos provocados por la policía española
El rey de España Felipe VI ha roto esta noche cualquier posibilidad de negociación con Cataluña a través de una intervención crispada en la que ha acusado la Generalitat de estar fuera de la ley y de actuar con “una deslealtad inadmisible”.

Felipe VI no ha anunciado ninguna medida concreta pero su intervención como jefe de estado prefigura la adopción de las medidas más duras posibles por el gobierno del PP, que llegarán en laspróximas horas. El rey ha avalado la línea dura de Mariano Rajoy en una intervención que podría tener consecuencias graves para la propia monarquía.

Felipe VI no ha hecho ni una sola alusión a los incidentes de domingo ni a los heridos provocados por la policía española con ocasión de la celebración del referéndum.
En su intervención, hecha con un tono crispado, el monarca español, que se negó a recibir a la presidenta Forcadell cuando fue nombrada, ha afirmado que las autoridades españolas tomarán todas las medidas posibles para restaurar lo que ha definido como ‘orden constitucional’.
Continúa http://kaosenlared.net/rey-rompe-ultimo-puente-cataluna-una-crispada-intervencion-televisiva/

viernes, 22 de septiembre de 2017

Cataluña exige lo que por derecho histórico le corresponde.


El 6 de octubre de 1934 tuvo lugar en Barcelona la proclamación del Estado Catalán dentro de la República Federal Española por parte del presidente de la Generalidad de Cataluña, Lluís Companys. Estos hechos se encuadran dentro del movimiento insurreccional producido por la entrada de la CEDA en el gobierno de la República (Revolución de octubre de 1934), en virtud de sus resultados en las elecciones generales de noviembre de 1933, y son conocidos en la historiografía nacionalista catalana como hechos del seis de octubre.
A las ocho y diez minutos de la tarde del 6 de octubre, Lluís Companys apareció en el balcón de la Generalidad acompañado de sus consejeros y proclamó la República Catalana.
Sobre las siete de la mañana del 7 de octubre las tropas española entraron en el Palacio de la Generalidad y detuvieron a Companys y a su gobierno y a los diputados Josep TarradellasAntoni XirauJoan CasanellasEstanislau Ruiz, y al presidente del parlamento Joan Casanovas. Acto seguido detuvieron también en el Ayuntamiento al alcalde Carles Pi i Sunyer y a los concejales de ERC que le seguían. Los apresados fueron trasladados al buque Uruguay anclado en el puerto de Barcelona y reconvertido en prisión. Aquella mañana, las calles fueron quedando vacías de gente y todo fue volviendo a la normalidad.

“Los pueblos que no recuerdan su pasado están condenados a repetirlo”.


martes, 12 de septiembre de 2017

Cataluña exige lo que por derecho le corresponde.



¿Dónde está esa izquierda republicana de los pueblo de estado  español, no veo que os esteis solidarizándo con la resistencia de pueblo catalán?

¿Donde están esos antifascistas del no pasaran?

¿No veo en las calles manifestaciones, ni concentraciones en apoyo a la autodeterminación de un pueblo soberano como el catalán? Tal vez si fuera el Sáhara, Palestina, los Kurdos etc…. Si lo hacéis, en esas  manifestaciones no hay peligro de detenciones, ni peligran vuestros  bolsillo, FARISEOS!!!

Después se os llena la boca de palabras solidarias en vuestros mítines electorales.

El miedo es el peor enemigo de la izquierda en este país, por eso seguimos  teniendo 80 años de franquismo.

En esta vida hay que ser con consecuente con nuestras ideas y mojarse si quieres ser coherente.


Cataluña exige lo que por derecho le corresponde.
Nos guste o no a los “españoles”
BOE 30 de abril 1977 num-103

Yo Francisco Amapola apoyo  la autodeterminación de todos los pueblos estado español, pueblos que fueron sometidos a la unidad de España  por la fuerza de las armas y el terror.
CATALUÑA REPUBLICANA, ESTOY CONTIGO

Éxito de participación en la manifestación de la Diada - Día Nacional de Cataluña

lunes, 4 de septiembre de 2017

Por Qué España es un Estado Fascista



Los países democrático-burgueses también pueden tener alguno de estos rasgos; pero sólo España los tiene todos al mismo tiempo.
Por qué España es un Estado fascista:
1. España carece de Constitución, durante la transición no se abrió un periodo constituyente, jamás se convocaron elecciones para una asamblea constituyente, la Constitución es nula y según la doctrina jurídica del “fruto del árbol envenenado” todo lo que deriva de un acto nulo es igualmente nulo, la única legitimidad del Estado actual deriva de su victoria en la guerra civil.
2. La legislación fascista (represiva y no represiva) jamás fue derogada, el Estado actual nunca se ha desligado del anterior, la jurisprudencia que se sigue invocando hoy como argumento ante los tribunales es la que procede de los jueces franquistas, los cargos dirigentes del aparato judicial han sido copados por los sectores más reaccionarios del fascismo, como el Opus Dei.
3. La Constitución no reconoce e impide reconocer el derecho a la autodeterminación de las naciones, que es un derecho democrático y cuyo ejercicio en España se configuró en 2003 como delito.
4. La transición jamás exigió responsabilidades políticas por los crímenes fascistas, jamás se depuraron a los aparatos del Estado, los fascistas siguieron en sus cargos, e incluso ascendieron, fueron premiados y condecorados.
5. Los demócratas, las víctimas del fascismo y los represaliados por el terrorismo de Estado jamás han sido reconocidos y rehabilitados; siguen siendo considerados como bandidos y terroristas.
6. La transición fue un baño de sangre, el régimen asesinó a 600 antifascistas de diversas organizaciones y a otros que no pertenecían a ninguna organización.
7. Los detenidos políticos se contaron por decenas de miles, los periodos de detención eran de diez días y la mayoría de ellos fueron brutalmente torturados, detuvieron a los antifascistas, a sus familiares, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a sus vecinos y a los abogados que les defendían.
8. La transición se llevó a cabo en medio del pánico masivo a un golpe de Estado militar que volviera la situación de la posguerra si las masas seguían protestando: “o tragas o damos marcha atrás”; hay que recordar la Operación Galaxia, el golpe de Tejero y las múltiples declaraciones intimidantes de los jefes militares.
9. El Estado fascista creó, financió y protegió organizaciones parapoliciales como el Batallón Vasco Español, los Guerrilleros de Cristo Rey, la Triple A, los GAL que actuaron impunemente durante años, asesinando e intimidando a las masas.
10. En España la suspensión de garantías constitucionales es general y permanente según el artículo 55 de la Constitución, lo cual supone que no existe el derecho a la libertad, ni el derecho a la intimidad, ni a la presencia de un abogado durante el periodo de detención, la transición se llevó a cabo bajo un estado de excepción y el imperio de la legislación llamada antiterrorista.
12. Durante la transición los partidos políticos no se legalizaron sino que tuvieron que “pasar por la ventanilla” (pasar por el aro), incluso partidos hoy legales, como ERC y otros, como el PCE(m-l) o el carlista; ni siquiera legalizaron a las asociaciones de familiares de los presos políticos, hoy está vigente la Ley de Partidos, algunos partidos legales han sido ilegalizados y otros no se han legalizado jamás, como el PCE(r).
13. Desde 1939 hasta hoy en España existen presos políticos, es el país de Europa con mayor número de presos políticos, no ha habido ni un día sin presos políticos porque no ha habido ninguna clase de amnistía
14. En 1977 se creó ilegalmente la Audiencia Nacional, un tribunal fascista que aún subsiste y que sigue encargado de perseguir a los antifascistas en delitos políticos típicos como las injurias a la monarquía, además de la resistencia de las organizaciones armadas.
15. España es el país del mundo con mayor número de personas desaparecidas; en la posguerra fueron censados más de 100.000 casos; los más recientes proceden de la transición: son los de Eduardo Moreno Bergaretxe, “Pertur”, José Miguel Etxeberria “Naparra” y Jean Louis Larre, “Popo Larre”, aunque hay otros pendientes, como el de Santiago Corella “El Nani” o Antonio Anglés.
16. La desaparición es un crimen de lesa humanidad que no prescribe nunca, pero en 76 años, aquí no se ha juzgado ni un solo caso de ellos; ante esa impunidad, son los jueces argentinos los que están investigando los delitos cometidos por el franquismo.
17. Niños recién nacidos de personas humildes han sido secuestrados desde el final de la guerra hasta hoy con intervención de la Iglesia católica para ser adoptados por los fascistas, militares y oligarcas, la impunidad es total: no se ha investigado, ni juzgado, ni condenado a nadie, las familias no saben donde están sus hijos, los hijos no saben quiénes son sus padres.
18. El derecho de huelga se convierte en un delito de sedición en la Ley fascista de Movilización Nacional de 1970, que sigue vigente y que por decreto del gobierno permite convertir a los obreros en soldados sometidos a la disciplina de los tribunales militares.
19. No hay libertad de expresión sino diversos delitos, como el de apología del terrorismo que conducen a una estricta censura de los artículos de prensa y radio, así como de las letras de las canciones.
20. Hay dos instituciones especialmente intocables, la monarquía y el ejército, que vienen a ser lo mismo, los jueces consideran como delito incluso la quema de las fotos del rey, las críticas al rey no son un derecho sino un delito de injuras por el que han sido condenados muchos periodistas y otras personas que no lo eran, en 2009 fue condenado José Antonio Barroso Toledo, alcalde de Puerto Real, en un acto conmemorativo del aniversario de la II República por unas declaraciones contra la monarquía, el año pasado la Audiencia Nacional condenó por delitos contra la Corona al grupo musical “Ardor de estómago” y abrió diligencias contra el coronel Martínez Inglés por lo mismo.
21. Durante la transición fueron sistemáticamente perseguidos, denunciados, juzgados y condenados todos los periódicos y periodistas progresistas que llevaron a cabo algún tipo de denuncia de la continuidad del fascismo y sus crímenes, el último de ellos es Alfredo Grimaldos condenado en 2009 por el Tribunal Supremo por su libro “La sombra de Franco en la transición”.
22. El cierre de determinados periódicos, como Egunkaria, fue un auténtico crimen de Estado porque era el único en el mundo en una lengua tan característica como la vasca, que hubiera debido ser objeto de especial reverencia en un país democrático.
23. En la década de los años ochenta fueron cerradas casi todas las radios libres.
24. Han incautado y cerrado periódicos y revistas como Hermano Lobo, Triunfo, Egin, El Jueves, Crash, Área Crítica, dirigida por Alfredo Grimaldos y muchas otras.
25. Han clausurado varios blogs y páginas web, la más conocida de las cuales es Antorcha, cerrada en 2008, el año anterior cerraron la de El Jueves, otras se cerraron ellas solas el años pasado tras la aprobación de la “Ley Sinde” por puro pánico en un ejercicio de autocensura que ha afectado a una de cada diez de las páginas de enlaces.
26. Han censurado y prohibido conciertos de música, discos y vetado a grupos musicales, como Sociedad Alcohólica; en 2007 fue condenado Rivas Leyva, cantante de hip hop del grupo canario “Poetas de la Calle” por una letra contra el rey y la guardia civil, el año pasado la Audiencia Nacional detuvo a los raperos Pablo Hasél y Marc Falcó.
27. Los delegados del gobierno prohíben casi 300 manifestaciones al año, que siempre versan sobre los mismos asuntos, es decir, que la censura se ceba siempre sistemáticamente sobre determinadas protestas, como las manifestaciones ateas en Semana Santa, las multas en las manifestaciones se han disparado en los últimos años como medio intimidante no sólo para convocar sino para acudir a ellas.
28. Ha desaparecido el derecho a la intimidad, el control policial de la correspondencia, del teléfono y de los correos electrónicos es total, absoluto y sin ninguna clase de control judicial.
29. Ya no hay procesos judiciales de extradición sino entregas automáticas de una policía a otra (órdenes europeas de detención), ha desaparecido el derecho de asilo político (salvo si eres un gusano cubano y similares).
30. La Iglesia católica aún no ha sido separada del Estado, se ha convertido en un negocio espiritual libre de impuestos, el Estado la financia a través de la enseñanza concertada, los obispos disponen de facultades públicas, como las notariales, que utilizan para apoderarse de tierras y fincas que no son suyas.
J.S.


viernes, 1 de septiembre de 2017

Discurso de Pío XII sobre la victoria franquista-16 de abril de 1939



"Con inmenso gozo Nos dirigimos a vosotros, hijos queridísimos de la Católica España, para expresaros nuestra paterna congratulación por el don de la paz y de la victoria, con que Dios se ha dignado coronar el heroísmo cristiano de vuestra fe y caridad, probado en tantos y tan generosos sufrimientos.
Anhelante y confiado esperaba Nuestro Predecesor, de s. m., esta paz providencial, fruto sin duda de aquella fecunda bendición, que en los albores mismos de la contienda enviaba «a cuantos se habían propuesto la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la Religión»; y Nos no dudamos de que esta paz ha de ser la que él mismo desde entonces auguraba, «anuncio de un porvenir de tranquilidad en el orden y de honor en la prosperidad»
Los designios de la Providencia, amadísimos hijos, se han vuelto a manifestar una vez más sobre la heroica España. La Nación elegida por Dios como principal instrumento de evangelización del Nuevo Mundo y como baluarte inexpugnable de la fe católica, acaba de dar a los prosélitos del ateísmo materialista de nuestro siglo la prueba más excelsa de que por encima de todo están los valores eternos de la religión y del espíritu. La propaganda tenaz y los esfuerzos constantes de los enemigos de Jesucristo parece que han querido hacer en España un experimento supremo de las fuerzas disolventes que tienen a su disposición repartidas por todo el mundo; y aunque es verdad que el Omnipotente no ha permitido por ahora que lograran su intento, pero ha tolerado al menos algunos de sus terribles efectos, para que el mundo viera, cómo la persecución religiosa, minando las bases mismas de la justicia y de la caridad, que son el amor de Dios y el respeto a su santa ley, puede arrastrar a la sociedad moderna a los abismos no sospechados de inicua destrucción y apasionada discordia.
Persuadido de esta verdad el de sano pueblo español, con las dos notas características de su nobilísimo espíritu, que son la generosidad y la franqueza, se alzó decidido en defensa de los ideales de fe y civilización cristianas, profundamente arraigados en el suelo de España; y ayudado de Dios, «que no abandona a los que esperan en Él (Jdt 13, 17) supo resistir al empuje de los que, engañados con lo que creían un idea humanitario de exaltación del humilde, en realidad no luchaban sino en provecho del ateísmo.
Este primordial significado de vuestra victoria Nos hace concebir las más halagüeñas esperanzas, de que Dios en su misericordia se dignará conducir a España por el seguro camino de su tradicional y católica grandeza; la cual ha de ser el norte que oriente a todos los españoles, amantes de su Religión y de su Patria, en el esfuerzo de organizar la vida de la Nación en perfecta consonancia con su nobilísima historia de fe, piedad y civilización católicas.
Por esto exhortamos a los Gobernantes y a los Pastores de la Católica España, que iluminen la mente de los engañados, mostrándoles con amor las raíces del materialismo y del laicismo de donde han procedido sus errores y desdichas y de donde podrían retoñar nuevamente. Proponedles los principios de justicia individual y social, sin los cuales la paz y prosperidad de las naciones, por poderosas que sean, no pueden subsistir, y son los que se contienen en el Santo Evangelio y en la doctrina de la Iglesia.
No dudamos que así habrá de ser, y la garantía de Nuestra firme esperanza son los nobilísimos y cristianos sentimientos, de que han dado pruebas inequívocas el Jefe del Estado y tantos caballeros sus fieles colaboradores con la legal protección que han dispensado a los supremos intereses religiosos y sociales, conforme a las enseñanzas de la Sede Apostólica. La misma esperanza se funda además en el celo iluminado y abnegación de vuestros Obispos y Sacerdotes, acrisolados por el dolor, y también en la fe, piedad y espíritu de sacrificio, de que en horas terribles han dado heroica prueba las clases todas de la sociedad española.
Y ahora ante al recuerdo de las ruinas acumuladas en la guerra civil más sangrienta que recuerda la historia de los tiempos modernos, Nos con piadoso impulso inclinamos ante todo nuestra frente a la santa memoria de los Obispos, Sacerdotes, Religiosos de ambos sexos y fieles de todas edades y condiciones que en tan elevado número han sellado con sangre su fe en Jesucristo y su amor a la Religión católica: «maiorem hac dilectionem nemo habet», «no hay mayor prueba de amor » (Jn 15, 13).
Reconocernos también nuestro deber de gratitud hacia todos aquellos que han sabido sacrificarse hasta el heroísmo en defensa de los derechos inalienables de Dios y de la Religión, ya sea en los campos de batalla, ya también consagrados a los sublimes oficios de caridad cristiana en cárceles y hospitales.
Ni podemos ocultar la amarga pena que nos causa el recuerdo de tantos inocentes niños, que arrancados de sus hogares han sido llevados a lejanas tierras con peligro muchas veces de apostasía y perversión: nada anhelamos más ardientemente que verlos restituidos al seno de sus familias, donde volverán a encontrar ferviente y cristiano el cariño de los suyos. Y aquellos otros, que como hijos pródigos tratan de volver a la casa del Padre, no dudamos que serán acogidos con benevolencia y amor.
A Vosotros toca, Venerables Hermanos en el Episcopado, aconsejar a los unos y a los otros, que en su política de pacificación todos sigan los principios inculcados por la Iglesia y proclamados con tanta nobleza por el Generalísimo: de justicia para el crimen y de benévola generosidad para con los equivocados. Nuestra solicitud, también de Padre, no puede olvidar a estos engañados, a quienes logró seducir con halagos y promesas una propaganda mentirosa y perversa. A ellos particularmente se ha de encaminar con paciencia y mansedumbre Vuestra solicitud Pastoral: orad por ellos, buscadlos, conducidlos de nuevo al seno regenerador de la Iglesia y al tierno regazo de la Patria, y llevadlos al Padre misericordioso, que los espera con los brazos abiertos.
Ea pues, queridísimos hijos, ya que el arco iris de la paz ha vuelto a resplandecer en el cielo de España, unámonos todos de corazón en un himno ferviente de acción de gracias al Dios de la Paz y en una plegaria de perdón y de misericordia para todos los que murieron; y a fin de que esta paz sea fecunda y duradera, con todo el fervor de Nuestro corazón os exhortamos a «mantener la unión del espíritu en el vínculo de la paz » (Ef 4, 2-3). Así unidos y obedientes a vuestro venerable Episcopado, dedicaos con gozo y sin demora a la obra urgente de reconstrucción, que Dios y la Patria esperan de vosotros.
En prenda de las copiosas gracias, que os obtendrán la Virgen Inmaculada y el Apóstol Santiago, patronos de España, y de las que os merecieron los grandes Santos españoles, hacemos descender sobre vosotros, Nuestros queridos hijos de la Católica España, sobre el Jefe del Estado y su ilustre Gobierno, sobre el celante Episcopado y su abnegado Clero, sobre los heroicos combatientes y sobre todos los fieles Nuestra Bendición Apostólica"

jueves, 10 de agosto de 2017

Las últimas mujeres condenadas a muerte por la dictadura franquista



Mª Jesús Dasca y Concha Tristán. Foto "YA" del 6 de septiembre de 1975

Recordemos a Concha Tristán y María Jesús Dasca. Ellas, militantes del FRAP, fueron arbitrariamente juzgadas por un tribunal militar, y condenadas a muerte el 18 de setiembre de 1975

Mª Jesús Dasca Penelas era natural de Almenara, un municipio de la provincia de Castellón a orillas del Mediterráneo y próximo al Puerto de Sagunto donde se ubicaban los Altos Hornos, gran centro fabril de tradiciones de lucha obrera. Ella era militante de la Unión Popular del Campo (UPC), organización de jornaleros y jornaleras que formaban parte del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). En octubre del año 1972 la organización de Los Valles, la comarca del entorno saguntino, vergel de naranjales, incendió un almacén propiedad de un cacique falangista. Fueron detenidos y procesados por el Tribunal de Orden Público (TOP) nueve jóvenes jornaleros. Xussa, así la llamaban sus amigos, escapó a la caída y huyó a Madrid. Tenía 17 años.

En Madrid, Xussa continuó militando en las organizaciones del FRAP de forma clandestina, ocultando su nombre y escapó nuevamente a las masivas detenciones que como represalia a la manifestación del 1º de Mayo del 1973 desencadenaron las fuerzas represivas contra el FRAP. Detenida a primeros de septiembre de 1975, Xussa fue incluida en la causa 1/75 y juzgada en consejo de guerra sumarísimo. En el despropósito de acusaciones, conspiraciones y tramas absurdas que tejió el fiscal militar –ver el ABC del 19/09/1975, página 21- a ella la acusaron de ser responsable “del Partido Comunista de España” y de haber mantenido una entrevista con Concha Tristán, para ver quien daba la “orden” de atentar contra un teniente de la guardia civil. No tuvo otra acusación, ni siquiera la de dar la “orden”. Fue condenada a muerte. Tenía 20 años.

Concepción Tristán López era gaditana, enfermera de profesión. Había formado parte del grupo sanitario que atendió a los manifestantes heridos en los enfrentamientos del 1º de Mayo del 73. No fue detenida en las caídas de ese mes y continuó su militancia hasta su detención en septiembre de 1975. Era entonces responsable de agitación y propaganda de la zona norte de Madrid. El tribunal militar la acusó de haber mantenido “reuniones” con Sánchez-Bravo –fusilado el 27- para tratar el “atentado” a un teniente de la guardia civil –ver el ABC del 19/09/1975, páginas 21 y 22. No tuvo otra acusación. Fue condenada a muerte. Tenía 21 años.

Ellas, Xussa y Concha, no fueron fusiladas. Aguardaron una semana interminable como reas de muerte hasta que, el consejo de ministros del dictador estimó que estaban embarazadas y conmutó la pena de muerte por la de cadena perpetua. Fueron amnistiadas en 1977.
Y siguieron con sus vidas. Xussa fue periodista y Concha continuó siendo enfermera.

Hoy, uno de los vocales del sangriento tribunal militar que dictó cinco arbitrarias penas de muerte, el entonces capitán de ingenieros José Miguel de la Calle, es Teniente General – la máxima graduación a la que puede aspirar un militar – y ha sido nombrado en 2008 por la Ministra de Guerra, Carmen Chacón, como Jefe del Mando Logístico del Ejército de Tierra, en el circulo de confianza de la ministra.

Nuestras compañeras han muerto ya, anónimamente, sin ruidos, sin reconocimientos.

Nos dejaron sus años revolucionarios. El valor con el que se enfrentaron a la Bestia, ellas jóvenes luchadoras antifascistas.

La revisión de sus arbitrarios juicios y condenas, la reposición de su dignidad militante, no puede significar otra cosa que la revisión del proceso continuista. La revisión de un régimen político que continúa enalteciendo a los verdugos y humillando a sus víctimas. La revisión del estado impuesto en vida por el dictador.


El olvido es el peor de los castigos.