viernes, 13 de julio de 2018

La CIA desclasifica una foto y un documento que describe la presencia de Hitler en Colombia en los años 50




El agente de la CIA en Caracas en 1955, David Brixnor, envió a Washington un documento sobre la supuesta presencia del Führer en Colombia, una información que nunca se pudo confirmar. Según el documento, habría cambiado su identidad por Adolfo Schrittelmayor.
En el encabezado se lee: Archivo: HVCA-2592. Fecha: 3 de octubre de 1955 (microfilmado en . Remitente: David Brixnor, jefe de la CIA en Caracas. Destino: Jefe, Washington. Asunto: Adolfo Hitler. Top Secret.

La carta secreta enviada por Brixnor a la sede central de la agencia de inteligencia estadounidense contiene una información tan inverosímil como sorprendente: “Adolfo Hitler todavía está vivo”.

Se trata de uno de los 3,000 documentos que integran el archivo sobre el asesinado del presidente John F. Kennedy, desclasificado parcialmente a principios de esta semana al cumplirse el plazo dispuesto en una ley de 1992.

La historia universal refiere que el Führer se había suicidado junto con su compañera Eva Braun al dispararse un arma de fuego en su búnker en Berlín en abril de 1945 cuando las tropas aliadas tenían sitiada a la capital de Alemania. Los archivos oficiales no mencionan que los restos de Hitler hayan sido encontrados, aunque se cree que fueron incinerados.

Muchas leyendas y teorías se han tejido alrededor de la misteriosa muerte del dictador alemán, algunas de las cuales indican que huyó a Argentina, algo nunca confirmado.

El documento firmado por Brixnor hace referencia a que un agente encubierto recibió información sobre la presencia de Hitler en Colombia, donde habría tomado la identidad de Adolf Schrittelmayor.

Según el texto, un agente con nombre clave ‘Cimelody-3’ fue informado sobre la localización, en 1955, de Phillip Citroen, un exsoldado de la SS nazis.

En el documento de tres páginas, que fue microfilmado el 26 de julio de 1963 para incorporarlo a los archivos de JFK, se lee: “Phillip Citroen […] le dijo confidencialmente que Adolf Hitler todavía está vivo”.

El agente de la CIA en Caracas agrega: “Citroen comentó que, como ya habían pasado 10 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados ya no podían enjuiciar a Hitler como criminal de guerra”.

“Obviamente, ‘Cimelody’ no está en ninguna posición para hacer comentarios” al respecto, agrega Brixnor.

En el archivo se incluye una fotografía en la que aparecen dos hombres: “El de la izquierda es Citroen y el de la derecha (con un apreciable parecido al Führer) es la persona que él dice que es Hitler”.

Detrás de la imagen se escribió esta leyenda: “Adolf Schrittelmayor. Tunga, Colombia, 1954”.

La información plasmada en el documento de Brixnor tampoco pudo nunca ser corroborada.


martes, 3 de julio de 2018

La CNT y el gobierno republicano del exilio en 1945




Del 1 al 12 de mayo de 1945, mientras se producía el final de la guerra en Europa y la derrota del fascismo a la que tanto habían contribuido los anarquistas españoles, se celebraba en París el Congreso de las Federaciones Locales del Movimiento Libertario Español, del que la CNT era columna vertebral, a la que acudieron representantes de los cenetistas exiliados en África del Norte y en América del Norte. Por primera vez después de la Guerra Civil española y de la Segunda Guerra Mundial se celebraba un comicio, extraordinario porque extraordinaria era la situación de España y Europa en esos momentos, en el que se trazaban las líneas a seguir para conseguir en nuestro país lo que ya estaban conociendo las demás naciones: la derrota del fascismo. Frente a la tendencia partidaria de continuar en los gobiernos republicanos en el exilio, se alzaba la voz de la mayoría del anarcosindicalismo hispano, como se puso de manifiesto en la carta que entonces aprobaron y ahora reproducimos.
Al Comité Nacional de España.
Estimados compañeros:
Reunida la Plenaria del Comité Nacional del M.L.E.-C.N.T. en Francia, leídos los telegramas enviados por el señor Giral y por el secretario de la Subdelegación de México, compañero Gregorio, informado del curso y fin de la consulta hecha a la C.N.T. para formar parte del Gobierno constituido en México, en conocimiento de las decisiones de ese Comité Nacional de España, el Movimiento Libertario Español en Francia se ve en la ineludible obligación de manifestar.
1°- Que el M.L.E.-C.N.T. en Francia no puede aceptar que la C.N.T. y el M.L.E., en Francia estén representados en el Gobierno, hasta que un Congreso regular en España así lo determine. Un respeto elemental a lo que son y representan la C.N.T. y el M.L.E. hispano, había de impedir que por parte de nadie se tomase resolución de tal gravedad y transcendencia sin hacerla preceder de la más amplia consulta a la Organización y al Movimiento, únicos llamados a decidir.
2- Que el Movimiento Libertario es antiautoritario por esencia y definición. En ningún momento ni circunstancia puede ni debe renunciar a lo que constituye su razón de ser. Sus tácticas y sus medios de acción, de reconocida eficacia a través de su larga trayectoria histórica, deben ser también afirmados consecuentemente con la finalidad perseguida.
3º- Que el Comité Nacional de España. no podía bajo ningún concepto, ni pretexto, aceptar el procedimiento ni las condiciones impuestas por el señor Giral para la designación de los representantes de la C.N.T., condición que disminuye la personalidad de la Organización y que nunca ningún Comité de la C.N.T. y del Movimiento Libertario podía admitir sin menos cabo para la soberanía de la dignidad de nuestros gloriosos organismos.
4º- Que el hecho de no participar en el Gobierno no disminuye en ningún sentido la intensidad de acción a desarrollar contra el franquismo y a favor de la libertad del pueblo español. Por el contrario el hecho de la participación en el Gobierno, sin fijar condiciones previas e incluso habiéndolas fijado, ata y responsabiliza ya de forma que la Organización y el Movimiento pierden su independencia de acción e hipotecan su porvenir, prestando a la causa de la liberación del pueblo español y a la emancipación de la clase trabajadora un servicio muy inferior al que podría prestársele manteniéndose al margen de todo compromiso de poder.
5º- Que por conciencia de lo que representa el Movimiento Libertario y la C.N.T., no solamente ante el pueblo, sino ante el mundo por su significación única como Movimiento de amplia base popular de inspiración libertaria, nadie ha de querer que su esencia y cuanto le es consustancial sea desvirtuado. Ninguna razón estratégica, ni de tipo circunstancial, puede privar por encima de lo que el Movimiento y la Organización representan real e idealmente y de lo que debe encarnar y continuar manteniendo como la expresión más genuina del sentir y del pensar del pueblo español y de las masas obreras conscientes que no han perdido la fe en la eficacia de su propia acción, continuando fieles a los principios básicos de la Primera Internacional : «La emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos»«El primer deber de los trabajadores es de destruir toda sujeción al poder político y al poder económico».
6°- Que el Movimiento Español en Francia, declina toda responsabilidad ante el hecho de la participación en el Gobierno y de las derivaciones que pueda tener, debiendo ella recaer por entero sobre quienes la han decidido y la apoyan y secundan, sabiendo que no pueden hacerlo en nombre de la C.N.T. ni del Movimiento Libertario, y menos cuando nadie ignora en qué forma y circunstancias deben desarrollarse nuestras actividades y sobre todo las de la Organización de España.
7º- Que quien tiene conciencia clara de todo cuanto la C.N.T. y el Movimiento Libertario representan y piensan en el presente y el futuro de nuestro Movimiento, ha de considerar la participación en el Gobierno como uno de los errores más funestos cometidos y como uno de los mayores perjuicios ocasionados a la causa de la emancipación de los trabajadores.
8°- Que el antecedente de una participación circunstancial en el Gobierno en el período excepcional de 1.936 a 1.939, haciendo un sacrificio que nadie ha sido capaz de comprender ni de apreciar, no puede servir de justificación, bajo ningún pretexto, a los que quieren apoyarse en un hecho accidental de experiencia absolutamente negativa, para iniciar una línea de conducta que fatalmente ha de conducir al fracaso y al descrédito.
9° - Que para participar en el Gobierno no hay ninguna necesidad de comprometer al Movimiento Libertario ni a la C.N.T. Los que creen en la necesidad y en la conveniencia de esta participación, tienen abierta las puertas de los demás partidos y organizaciones, o pueden crear el partido que mejor les cuadre, sin perturbar la vida y el desenvolvimiento de una Organización y de un Movimiento que jamás negáronse así mismo y cuya y trayectoria bien clara y definida.
10º- Que todas esas consideraciones no serán obstáculos pare que el Movimiento Libertario C.N.T. en Francia, ayude de la manera más activa a nuestros compañeros y a nuestra Organización de España, ni harán que deje de emplear a fondo todos sus medios y esfuerzos para contribuir al aplastamiento de Franco y de la falange y aseguren las libertades del pueblo español
11º- Que a pesar de todos les complejos determinativos internacionales y de cuantos factores pueden pesar en la vida de los pueblos, teniendo en cuenta todas las realidades, el Movimiento Libertario C.N.T. en Francia y su militancia, no importa donde se encuentre, velará por que el Movimiento Libertario y la Confederación Nacional del Trabajo se mantengan fieles a los postulados, ideales y a su trayectoria histórica, afirmando una línea enriquecida y revalorizada por las propias experiencias de la revolución y de la guerra mundial, y de la post-guerra, seguros que así se interpreta y se defiende la conciencia y los intereses supremos de las masas productoras y las finalidades del socialismo libertario.
La ausencia de la C.N.T. y del Movimiento Libertario del Gobierno, no dificulta ni retarda la solución del problema español en cuanto al punto de vista de legalidad jurídico - político, pues para nadie es un secreto la posición de principios de la C.N.T. y del M.L. que difieren fundamentalmente de los demás partidos y organizaciones políticas que creen en la eficacia en los métodos de acción parlamentaria y gubernamental dentro del Estado y del sistema capitalista.
El Movimiento Libertario C.N.T. en Francia, entiende que no debe crearse dificultades a la normalización de la legalidad política y jurídica española, sin que ello le responsabilice en una acción de tipo gubernamental y considere que ha de oponerse la C.N.T. y el Movimiento Libertario Español a todo lo que representa concesión al enemigo común y a cuantas soluciones no tengan en cuenta la verdadera voluntad del pueblo español.
No podéis ignorar vosotros compañeros, lo que quiere el pueblo español, ni podéis defraudar sus esperanzas, las que tiene, puesta en la C.N.T. y en el M.L., y la que no puede poner en Gobierno alguno. Con Gobierno constituido o sin Gobierno la primera acción urgente, es la encaminada a derrocar a Franco y esta acción no puede subordinarse a un compromiso de carácter gubernamental, las soluciones que reclama el pueblo español, no son unificantes soluciones de Gobierno ni de legalidad jurídica-burguesa, ni las de un aparato político de dominación democráticaviciado por las influencias del capitalismo autóctono y del capitalismo internacional.
El pueblo español tiene capacidad para organizar libremente su vida de manera que pueda servir de ejemplo al mundo, prescindiendo de las soluciones de poder.
Sin soñar, sin vivir de espalda a las realidades, las aspiraciones fundamentales del pueblo hispano pueden realizarse.
Ni la vía de evolución pacífica, ni la revolucionaria, han de quedarse cerradas. Si en el siglo XIX no era delito ser revolucionario, no debe serlo en el siglo XX. Sin estridencias incongruentes, sin demagogia, el espíritu, la acción revolucionaria constructiva del M.L.E.-C.N.T. tiene derecho a manifestarse. Desvinculados del poder, la C.N.T. y el M.L. tienen una misión propia a desarrollar: la que tenía ayer, la que tiene en el presente, aquella a la cual no podrán renunciar nunca. Cuando un pueblo no puede tener la garantía de poder estructurarse con su propia acción al margen del Estado su propia vida, no puede considerarse libre. Los sectores que han creído necesario apoyar la acción contra Franco a base de constituir un aparato legal que se oponga a su continuidad y también a la de la monarquía, están en su perfecto derecho de desarrollar su acción sobre la base de esa legalidad; pero el M.L.E. y la C.N.T. que no cejarán hasta destruir el poder de Franco y Falange se opondrán resueltamente a la restauración monárquica, como a toda solución dictatorial, tienen el deber de rebasar toda concepción estrecha de legalidad, estimulando la acción popular en todo lo que puede contribuir a la liberación efectiva del pueblo español, a salvaguardar su independencia y a estructurar el sistema de convivencia social más en consonancia con su propio sentir.
El ciclo se abrió en España en 1.936-1.939, al iniciarse el levantamiento franquista y que llevó a la C.N.T. y al Movimiento Libertario a la participación en el Gobierno debe considerarse definitivamente cerrado, puesto que no concurren las mismas circunstancias y la situación de lucha es distinta, lo mismo en las fuerzas que apoyaron y apoyan a Franco que en las antifascistas y sectores que apoyan al Frente Popular. El mismo procedimiento de lucha contra el franquismo y de acción a desarrollar para aplastarlo es hoy en día objetivo de divergencia para los partidos y organizaciones antifascistas, lo que es para el mismo Gobierno con relación a los partidos y organizaciones.
Lo excepcional de lo que fueron los Gobiernos de la República de 1.936-39, no puede de nuevo producirse, ni puede manifestarse la exaltación de las fuerzas populares con el respeto que imponía una personalidad de hecho y de derecho adquirida al terciar en la lucha con las armas en la mano, defendiendo contra el fascismo autóctono y al fascismo invasor el principio de libertad de una legalidad que los propios órganos del poder se habían mostrado impotentes a defender.
Las libertades del pueblo español, sus conquistas positivas de bienestar; no van a afianzarla tampoco el ejercicio de una soberanía viciada desde su origen. La liberación del pueblo español reclama hombres, material de lucha, dinero. El M.L.E. y la C.N.T.; que no regatean esfuerzos en esta lucha, en lugar de designar ministros, ha de exigir del Gobierno constituido que ponga a contribución todos los medios económicos allí donde puedan ser más eficaces, y en vez de compartir las responsabilidades de Gobierno, que jamás pueden ser concordantes con las necesidades y intereses del pueblo español y los de la clase trabajadora, han de hacer responsable al Gobierno de cuanto en este orden no se lleve a efecto.
Desligándose de las responsabilidades del poder, la C.N.T. y el Movimiento Libertario, manteniendo su independencia, han de poder dejar oír su voz y ejercer su presión inteligente y su influencia con toda libertad, haciendo los intérpretes de las más profundas y justas aspiraciones populares.
El M.L.E. y la C.N.T. no pueden renunciar a sus finalidades. Para asegurar la victoria no hay que renunciar a lo que es nuestra razón de ser.
Debemos haceros observar también que la posición que habéis adoptado de tomar parte en el Gobierno Giral, se pone en contradicción con los propios acuerdos de vuestro Pleno de Regionales sobre los Gobiernos que puedan constituirse en el exilio y de la que habíais fijado con relación a la Alianza de Fuerzas Democráticas.
Hacemos responsables al Comité Nacional de España de las derivaciones que puedan tener dentro del propio Movimiento en el presente y en el futuro las decisiones de participar en el Gobierno, y lo hacemos aún más responsable por no haber consultado para nada sobre el caso a los Núcleos que están en el exilio. Mantenemos el firme criterio de que solo un Congreso regular del Movimiento y de la C.N.T. en España puede decidir sobre la participación de la C.N.T. y del Movimiento Libertario en el Gobierno y de que mientras acuerdo de tal naturaleza no se tome, nadie puede representarnos en Gobierno alguno y están desautorizados los compañeros que ocuparan cargo de ministros para hacerlo en nombre de la C.N.T. y del M.L.E. y en todo compromiso de carácter gubernamental que se adquiera, no podrá ser tomado en consideración en nombre del M.L. y de la C.N.T., ni tendrá validez alguna para nuestros organismos ni para los afiliados a la C.N.T. y al Movimiento Libertario Español.
De este documento enviaremos copia a todos los núcleos Libertarios españoles en el exilio, lo que os comunicamos previamente. Aun que él no haga variar vuestra actitud, estamos convencidos de que el sentimiento y el pensamiento de la Organización de España, a la que no habéis podido consultar como hubiera sido conveniente, serán concordantes con el nuestro y así se manifestará a su debido tiempo, como se ha manifestado en Francia la voluntad mayoritaria de los militantes confederales y libertarios libre, amplia y públicamente expresada en el Congreso de Federaciones Locales de París, traducida en los acuerdos que marcan y dirigen la conducta de este Comité Nacional del M.L.E.-C.N.T. que os había servido de intermediario hasta la fecha para las relaciones con el exterior y que ha procedido de la manera más leal, no tuviera conocimiento alguno de las cosas, constituye una indelicadeza que no podemos pasar en silencio.
No interpretéis esta carta como la manifestación de ningún sentimiento de hostilidad, sino como una cordial pero firme expresión de confianza en lo que nuestra Organización y nuestro Movimiento representan. Escrita con serenidad os instamos a que sea juzgada con la misma alteza de miras que la inspira y el mimo amor acendrado a las ideas que nos son caras y el Movimiento por el que todos hemos combatido y seguimos dando lo mejor de nuestra vida.
Con un saludo fraternal, quedamos vuestros y de la causa libertaria.
Toulouse 30 de septiembre de 1.945.
Por el Comité Nacional del M.L.E.-C.N.T. en Francia: (Por acuerdo de la Reunión Plenaria Extraordinaria). El Secretario. Esgleas.


lunes, 25 de junio de 2018

La huelga general de 'La Canadiense'



La llamada huelga de ‘La Canadiense’ fue un paro importante del sector eléctrico, convirtiéndose después en Huelga General, que comenzó el 5 de febrero de 1919 y que se prolongó durante 44 días paralizando el 70% de toda la industria de Cataluña. Dicha huelga se convirtió en la más importante, por sus logros, de la historia del movimiento obrero hispano. En ella se consiguió el aumento salarial, la readmisión de los trabajadores despedidos y lo más importante de todo: la promulgación del Decreto de la jornada de ocho horas de trabajo, siendo así el Estado español el primer Estado en promulgar dicha ley.

Nos encontramos a finales de enero de 1919, y la compañía Riegos y Fuerzas del Ebro -conocida popularmente como La Canadienseya  que el principal accionista era el Canadian Bank of Commerce of Toronto- baja drásticamente los sueldos a sus trabajadores, bajo la excusa de que los obreros eventuales han pasado a ser fijos. Paralelamente, el sindicato anarquista CNT crea el Sindicato Único de agua, gas y electricidad, al que se afilian gran parte de los trabajadores de La Canadiense. La guerra social entre la patronal y el proletariado militante aumenta desde que el sindicalismo revolucionario deja de estar fragmentado y pasa a conformar sindicatos únicos de ramo o industria. Ante esta situación, con los primeros despidos de trabajadores por quejarse, el 5 de febrero de 1919 parte de la plantilla da inicio a una huelga de “brazos caídos”, siendo reprimidos y expulsados de los puestos de trabajo por la propia policía. Y como si se tratara de un efecto dominó, la solidaridad se va extendiendo por todas las secciones de la empresa y por otras empresas de energía.
La huelga comenzaba a ser ya un gran problema desde el primer día, pues la población –y el resto de industrias- dependía de La Canadiense para vivir. La acción de protesta en el sector eléctrico e hidráulico no solo lo paralizó, sino que obligó a suspender las demás industrias que dependían de él para seguir en funcionamiento. Durante las siguientes dos semanas se unió a la huelga la industria textil, tan importante en la Cataluña de principios del siglo XX,reivindicando la jornada laboral de ocho horas y el fin del trabajo infantil. La situación de Barcelona y casi toda Cataluña no tenía precedentes; tranvías paralizados, hogares e industrias sin energía, interrupción de la prensa y fallida del alumbrado público.

Ante tal situación, el Conde de Romanones confiscó La Canadiense y puso en los puestos de trabajo a ingenieros del ejército español. A finales de febrero -con el 70% de la industria catalana totalmente paralizada- entre la participación del capitán general, Milans del Bosch, que pretendía declarar el estado de guerra, y la del Gobernador Civil de la ciudad, que buscaba negociar con los trabajadores, la empresa dictó sentencia: o volvían a sus puestos de trabajo el 6 de marzo todos los trabajadores o serían despedidos. Tal sentencia no hizo más que avivar la llama revolucionaria, provocando que el Sindicato Único de artes gráficas de la CNT proclamara la llamada censura roja. Esta consistió en una acción conjunta de todos los periodistas de Barcelona que comunicaron a sus directores que no publicarían ninguna noticia considerada negativa para la clase trabajadora. Llegado el mes de marzo, la situación era ya incontrolable por parte del Gobierno, así que decidió declarar el estado de guerra, con un nuevo Gobernador Civil llamado Carlos Montañés (encargado de la empresa) y un nuevo jefe de policía, Gerardo Doval.  A mediados de mes, el castillo de Montjuïc ya albergaba a tres mil trabajadores presos.

Finalmente, el 17 de marzo de 1919, los representantes de La Canadiense y el comité obrero llegaron a un acuerdo, en el que se aumentó el salario, se promulgó el decreto de la jornada laboral de ocho horas, la libertad de los presos y la readmisión de los primeros huelguistas despedidos.
El 19 de marzo de 1919, entre 20.000 y 35.000 trabajadores, según diversas fuentes, se reunieron en la plaza de toros de las Arenas de Barcelona para ver si los huelguistas aprobaban la negociación entre la patronal y el comité obrero. Finalmente, se aceptaron los resultados de forma unánime y se dio un margen de tres días a las autoridades para liberar a los presos bajo jurisdicción militar, con la amenaza de otra huelga general si no se llevaba a cabo.
De esta manera, el 3 de abril de 1919 el Conde de Romanones promulgaba el Decreto de la jornada de ocho horas.
Sin embargo, antes de la promulga, la huelga no se había terminado del todo, pues ante la traición del acuerdo y la falta de libertad de muchos huelguistas, el 24 de marzo se inició otra huelga general para conseguir excarcelarlos –tal y como habían amenazado-.
Los trabajadores más radicales de Barcelona y alrededores se lanzaron a la calle, no solo por la libertad de sus compañeros presos, sino como forma de protesta contra la línea posibilista que, liderada por Salvador Seguí, hacía un llamamiento a la calma y a la negociación con la patronal. El 25 de marzo, frente a esta situación, el Gobierno español decidió suspender las garantías constitucionales en todo el Estado; así, el ejército y el Somatén tomaban las calles para reprimir a cualquiera que fuera sospechoso de ser sindicalista, además de obligar a los comercios a abrir. Se ilegalizaron los sindicatos, se clausuraron sus locales y se incautó toda su documentación, seguidamente del procesamiento a todos los delegados sindicales. También se prohibió cualquier tipo de ayuda económica a los huelguistas. La Canadiense acusó a la Gobernación de Barcelona de “débil”, lo cual provocó la dimisión del jefe de policía y del propio Conde de Romanones. Se formaba así un nuevo gobierno presidido por Antonio Maura.

El 9 de abril, desde la patronal se amenazó con el ‘locaut’, es decir, con el cierre de las empresas si los trabajadores se ponían en huelga y así no tener ningún derecho económico. Tras la marcha del Gobierno de Maura tres meses después, y la continua guerra social que parecía no tener fin, el 11 de octubre de 1919 se creó la Comisión Mixta de Trabajo. Esta estaba conformada por representantes obreros y de la patronal, en un intento de dar solución al problema; sin embargo, debido a la radicalidad de unos y de otros, tal comisión no sirvió para su cometido original.
Los ‘locauts’ patronales comenzaron a hacer estragos en la clase trabajadora, la cual se veía abocada al paro forzoso y a la más estricta miseria; esto no hizo más que avivar aun más la llama de la guerra entre la clase empresarial y el proletariado militante. La CNT no se quedó de brazos cruzados y sus militantes radicales, los que casi 10 años después conformarán la FAI, empezaron a ganar terreno a los militantes más moderados, comenzando así la etapa de los atentados personales contra policías, empresarios y esquiroles, siendo esto el preludio de lo que meses después se llamaría el pistolerismo.
El conflicto, lejos de solucionarse, se agrandó cada vez más y más. Durante la huelga de La Canadiense se sucedieron hasta tres gobiernos (el de Romanones, Maura y Sánchez de Toca), y ninguno supo poner fin a la guerra social entre clase trabajadora y patronal.
La huelga de La Canadiense fue un punto de inflexión para la clase obrera catalana en general, y para la clase obrera anarcosindicalista de la CNT en particular, pues debilitó al sindicato anarquista pero, por contrapartida, auspició el aumento de los militantes radicales frente a los moderados o posibilistas.

Los continuos estados de guerra, la represión generalizada y los ‘locauts’ mantuvieron a casi toda Cataluña paralizada, con un sindicalismo echando un pulso con la burguesía y el Estado, del cual salió derrotado y débil. La respuesta a partir de aquí fue el terrorismo ‘de masas’, es decir, el pistolerismo generalizado contra los enemigos de la clase obrera y la revolución, a la cual la burguesía no iba a esperar de frente, pues se defendería –y atacaría- con sus propios pistoleros mercenarios y con el llamado Sindicato Libre. 


viernes, 22 de junio de 2018

jueves, 14 de junio de 2018

sábado, 9 de junio de 2018

La guerrilla urbana anarquista.



Hablar hoy de resistencia antifranquista en España es hablar de anarquismo y guerrilla urbana. No se concibe la historia de la lucha de los años de la dictadura sin los rostros de aquellos militantes que en los medios de comunicación eran calificados de bandoleros o atracadores. No era así, su lucha era una lucha política, y sus expropiaciones parte intrínseca de esta lucha. Sus nombres, en esta vergonzosa y amnésica transición española, están aún por recuperar. Hacerlo forma parte de nuestra lucha cotidiana.
Aquí puedes oír más sobre el tema:


lunes, 4 de junio de 2018

”Con el gobierno de Pedro Sánchez no cambiará nada esencial para las clases trabajadoras”




Entrevista a Ángeles Maestro en Canarias semanal

Se engañan quienes piensen que temas claves como la situación de precariedad masiva, la conculcación del derecho a la vivienda o el problema de fondo de las pensiones van a mejorar con un gobierno del PSOE.
En esta entrevista concedida a Canarias-semanal, la dirigente de Red Roja Ángeles Maestro analiza las implicaciones de la moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy y la asunción como nuevo presidente del Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Qué se puede, esperar, realmente, de un gobierno del PSOE? ¿Cuál puede ser el papel en esta coyuntura política de Unidos-Podemos? ¿Está en disposición la izquierda real de sacar algún partido de la nueva situación? ¿Se pondrá al menos coto a la corrupción tras la salida del Partido Popular?
 – Canarias-semanal: Contra la mayoría de los pronósticos, la pasada semana triunfaba la moción de censura a Mariano Rajoy y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se convertía en el nuevo presidente del Gobierno. Ante este cambio hay muchas personas que se han ilusionado y algunos incluso lo presentan como el comienzo de un nuevo tiempo. En tu opinión, ¿qué se puede esperar del cambio de gobierno?

 – Ángeles Maestro: En lo fundamental, y desde el punto de vista de los intereses de las clases trabajadoras, nada. Desde este punto de vista el Gobierno de Pedro Sánchez se va a parecer al gobierno de Mariano Rajoy como una gota de agua se parece a otra. Por si no había quedado claro en Grecia, ahora se ha vuelto a poner en evidencia, con el caso de Italia, que en el marco de la Unión Europea el margen de maniobra en materia de política económica, social o laboral es prácticamente nulo.  Es decir, que se engañan quienes piensen que temas claves como la situación de precariedad masiva, la conculcación del derecho a la vivienda o el problema de fondo de las pensiones van a mejorar con un gobierno del PSOE.

      Lo que sí es cierto es que la salida del Partido Popular del Gobierno, de esta forma tan espectacular, con  una moción de censura y en medio de un lodazal de corrupción, hace que el régimen de la Transición pueda estar más débil que cuando estaban aplicando el artículo 115 con el apoyo total del PSOE. Al menos temporalmente ese tándem se ha roto y ello ofrece una posibilidad. Se puede abrir ahora un margen de maniobra para la clase obrera y los pueblos por un debilitamiento de los aparatos del Estado, aunque conviene tener también muy presente que el Régimen del 78 puede estar más débil pero no está muerto.

  – Canarias-semanal: Pero, ¿te parece que el campo popular está suficientemente organizado como para aprovechar esta debilidad?
Las tareas fundamentales de la clase obrera, de los pueblos, están aún por hacer. Y entre ellas una esencial es la  configuración de un referente político

    Ángeles Maestro: Es cierto que las tareas fundamentales de la clase obrera, de los pueblos, están aún por hacer. Por eso hablo de una “posibilidad”. Las tareas están pendientes, y una esencial es la configuración de un referente político que sea capaz de representar los intereses de las clases trabajadoras, que pasan por acabar con el Régimenromper con la herencia de la dictadura, que permanece intacta en los juzgados, en el ejército, en la política,  en definitiva en todos los aparatos del Estado; así como rescatar los mecanismos de producción de riqueza. Se trata de tareas como la expropiación de la banca y de las grandes empresas multinacionales robadas al pueblo; hay que salir de la OTAN, del Euro y de la Unión Europea. 

    Una parte de este trabajo consiste también en tratar de que la gente asuma que no podemos estar continuamente cambiando una cara más fea por otra más amable. La de Aznar por la de Zapatero o ahora la de Rajoy por la de Sánchez, porque  esto no supone más que cambiar una cáscara dejando en el fondo lo esencial. Por mucho que la salida del PP pueda suponer un respiro, no debemos caer otra vez en esa ilusión.

   – Canarias-semanal: Y, sin embargo, parece que todas las condiciones estás dadas para que se reproduzca esa ilusión. Por un lado, por el propio rechazo que genera en amplios sectores de la población, con toda razón, el PP, pero también por la falta de otro referente político de izquierdas que proponga una ruptura con el Régimen y por el papel que está desempeñando Unidos-Podemos, que ya se ha ofrecido a gobernar con el PSOE.

    – Ángeles Maestro: A estas alturas Unidos-Podemos ha dado tantas muestras de su oportunismo político que está muy claro queno representan ninguna alternativa de izquierda, que no son un partido que pretenda cambiar la composición de clase en el poder político, sino que su proyecto se limita a cambiar unas caras por otras.

En este sentido, la oferta de Podemos de participar en un gobierno con el PSOE es patética y más patético aún es ese afán absurdo que expresan de confundir a la gente, como hicieron el pasado viernes en el Congreso gritando: “¡Sí se puede!”. ¿Sí se puede qué? Sí se puede cambiar un gobierno por otro, efectivamente, pero qué cambio va a haber para el pueblo, para los millones de trabajadores, mujeres, jóvenes, migrantes sin papeles, etc. En lo sustancial, nada.

“No podemos estar continuamente cambiando una cara más fea por otra más amable, cambiando una cáscara y dejando en el fondo lo esencial”
Lo básico que hay que entender es que el planteamiento de Unidos-Podemos no tiene en lo esencial elementos diferentes de lo que representa Pedro Sánchez y el PSOE. No se plantean realizar cambios mínimamente estructurales ni en lo económico, ni en las leyes ni en el ejercicio del poder. Y mucho menos decisiones como salir de laOTAN o cuestionar las imposiciones de la banca y las oligarquías económicas de la Unión Europea.

   – Canarias-semanal: Lo que en cualquier caso se puede esperar es que Pedro Sánchez tome algunas medidas que le permitan presentarse como diferente al Partido Popular, con vistas a las próximas elecciones. Ya se ha comenzado a hablar, por ejemplo, de tocar la llamada “Ley Mordaza”. ¿Hasta dónde crees que pueden llegar estas medidas?

  – Ángeles Maestro: A estos aspectos, entre otros, me refería al hablar de como la debilidad ofrece posibilidades para actuar. Por ejemplo, para presionar por la derogación de la Ley Mordaza o por la aplicación de otros cambios en el Código Penal, que en algunos casos ya estaban incluso votados en el Parlamento pero habían sido congelados por el PP y Ciudadanos. Me refiero a las leyes que ahora están llevando a la cárcel a decenas de jóvenes, cantantes, artistas, etc., o a la situación de los presos políticos vascos y catalanes. La forma en la que el nuevo gobierno trate el tema de la represión va a ser un test clave.
  
 Pero ya veremos hasta dónde llega eso al final, porque hay otros temas pendientes fundamentales, que tienen que ver, por ejemplo, con la depuración de los elementos fascistas del Estado. Veremos cómo aborda, por ejemplo, la composición del Tribunal Constitucional y de otras instituciones que pueden modificarse con mayorías parlamentarias diferentes. Luego está el tema de las pensiones, muy importante tanto para el PSOE como para el PP porque es un caladero de votos enorme.

  Habría mucho por hacer, pero conviene no olvidar que este es un gobierno que asume los presupuestos del PP y también los compromisos con el PNV y otras fuerzas políticas. Veremos también, por tanto, que presión ejercen los partidos catanes y vascos en lo que se refiere al tema de la represión y con respecto a sus propios intereses.

    – Canarias-semanal: Finalmente, Ángeles, una pregunta acerca de la corrupción, que ha sido  el detonante de la salida del Gobierno de Mariano Rajoy. Es cierto que el Partido Popular se ha ganado a pulso que se le identifique casi de inmediato con este fenómeno, pero los casos de corrupción son muchísimos también en todos los partidos que han tocado poder político. Sin embargo, cuando se habla de este tema nunca se establece una conexión con el propio sistema económico, a pesar de que éste tiene por objeto justamente el enriquecimiento privado, y parecería lógico pensar que esto es el mejor caldo de cultivo para generar corrupción.

   – Ángeles Maestro: Sí. Se presenta la corrupción como si en este sistema se pudiera acabar con ella simplemente apelando a la ética, y cambiando a unos políticos corruptos por otros honrados. Esa ha sido, justamente, la enorme trampa de Unidos-Podemos y su discurso de la casta que, bueno, ha durado bien poco como pudimos comprobar recientemente.

    La realidad, que nos convendría tener muy presente, es que la corrupción es inherente al capitalismo. Pero no en abstracto, sino en lo concreto. Ahora tenemos el caso del PP y la Gürtel porque son ellos los que han estado gobernando. Pero es muy fácil tirar de hemeroteca para recordar que pasó antes con el PSOE, con casos como Filesa, la EXPO, el AVE, lo sucedido durante las Olimpiadas de Barcelona 92, etc., etc. También podríamos hablar del caso del 3% en Cataluña que, por supuesto es cierto, pero es que no ha habido gobierno en el que eso no se haya producido.

 El capitalismo es corrupción. Los empresarios corrompen, y así actúan todas las grandes empresas del IBEX y las medianas. Es una trama político-empresarial.

  Lo que sucede es que todo esto solo se destapa cuando la  división interna en los partidos de gobierno rompe la “sociedad de socorros mutuos” entre sus miembros. Lo del PP, por ejemplo, ha salido de sus propias filas. ¿Quien tenía la posibilidad de denunciar? ¿Quién tenía el vídeo de Cifuentes robando cremas en una tienda? ¿Quién tenía los documentos de la Gürtel? Pues lo mismo sucede con los otros.

La corrupción es inherente al capitalismo. Los negocios en este sistema se hacen con la corrupción masiva y   sistemática de los  gobiernos.
Por otro lado, leía el otro día algo muy cierto en Twitter.Alguien escribía, “si te  escandalizas de la corrupción, ya verás cuando te enteres de qué va  la plusvalía”.  Una apreciación  que no podía ser más acertada, porque el robo diario a los trabajadores que es la plusvalía y que es el que genera los beneficios empresariales, ese robo de tiempo de vida, que genera muerte anticipada, provoca enfermedad, etc., es en realidad la mayor  corrupción inherente al capitalismo como estructura.

Pero, aparte de eso,  los negocios en el capitalismo se hacen con la corrupción masiva y sistemática de los gobiernos. Lo que sucede es que tenemos tan poca memoria  que cada vez que aparece una trama del Gobierno de turno nos llevamos las manos a la cabeza y se nos olvida hasta dónde estuvieron embarrados de corrupción el PSOE o la UCD, o lo han estado los diferentes gobiernos autonómicos.