jueves, 11 de agosto de 2016

El secuestro, tortura y asesinato de Lasa y Zabala en octubre de 1983 fue el primer crimen de los GAL



Los dos jóvenes de apenas veinte años eran miembros de ETA de poca relevancia y fueron enterrados en cal viva en Alicante. Sus cuerpos fueron descubiertos en 1985, pero hasta 1995 no fueron identificados.

     El 'caso Lasa y Zabala' hizo estallar el 'caso GAL' y el terrorismo de estado de los gobiernos de Felipe González entre 1983 y 1987. 

Corría el mes de enero del año 1985 cuando unos restos humanos fueron descubiertos en una fosa de Busot (Alicante) enterrados en cal viva. Aquellos restos humanos permanecieron sin identificar hasta 1995 pese a que la primera autopsia realizada la ser descubiertos los restos ya evidenciaba signos de tortura. Diez años después, un inspector de policía de Alicante relacionó aquellos restos humanos que se guardaban desde hacía una década en el depósito de cadáveres del cementerio de Alicante con unas declaraciones sobre la cal viva que había realizado el miembro del GAL, José Amedo, y se puso en contacto con el fiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo, y el caso se activó.
Había estallado el 'caso GAL'. En pocos días se identificó los restos humanos como los correspondientes a los supuestos etarras José Ignacio Lasa y José Antonio Zabala, ambos naturales de Tolosa (Guipúzcoa), desaparecidos en Bayona (Francia) en octubre de 1983.
Primer crimen de los GAL
Poco después quedaría demostrado por los tribunales que el deLasa y Zabala fue el primer acto terrorista realizado por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) , que poco tiempo después, en noviembre, llevarían a cabo el secuestro del comerciante francés Segundo Marey en Hendaya, confundiéndolo con un etarra. El primer acto de terrorismo de estado con el PSOE de Felipe González en el Gobierno.
Según la sentencia del caso, el 15 de octubre de ese año Lasa y Zabala, miembros de poca relevancia de la banda terrorista ETA y que apenas contaban con veinte años de edad, fueron secuestrados en Bayona por miembros del GAL, retenidos en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo y siguiendo instrucciones del general Galindo, jefe del cuartel, fueron llevados al palacio de La Cumbre, en San Sebastián, donde fueron torturados.
Enterrados en cal viva en Alicante
Posteriormente, y a la vista del estado en que quedaron, el general Galindo, con el conocimiento del gobernador civil de Guipúzcoa, Julen Elorriaga, y del teniente-coronel Ángel Vaquero, ordenó su asesinato y desaparición. Los guardias civiles Enrique Dorado y Felipe Bayo les llevaron a Busot (Alicante), cavaron una fosa y el primero les disparó tres tiros en la cabeza. Después los enterraron cubiertos con cal viva.
Galindo fue condenado a 71 años de cárcel. En el año 2000 entró en la cárcel y cuatro años después estaba cumpliendo la condena en casa por motivos de salud. En 2005 le concedieron el tercer grado y en 2013 la libertad condicional. El gobernador civil Julen Elgorriagatambién fue condenado a 71 años de cárcel, pero pasó en prisión menos de dos años. Los guardias civiles Enrique Dorado y Felipe Bayo, condenados a 67 años cada uno, consiguieron el tercer grado en menos de 8 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario