sábado, 29 de enero de 2011

El golpe de estado de Casado y la rendición final


A comienzos de 1939 la moral de las tropas que guarnecían el frente de Madrid se encontraba prácticamente hundida ante el devenir general de la guerra y el exiguo racionamiento que cada vez va a menos. Tras la caída de Cataluña se hizo evidente que la guerra estaba completamente perdida pero además empieza a crecer el rechazo hacia los comunistas y al propio presidente, Negrín, por su filiación hacia la URSS y la política propugnada por Negrín de resistencia ultranza. La caída de Cataluña había provocado la salida del gobierno republicano, lo que provocó un momentáneo vacío de poder que fue aprovechado por algunos elementos militares disconformes con Negrín. Entre ellos destacaba el coronel Segismundo Casado, comandante del Ejército del Centro republicano desde la primavera pasada y un anticomunista convencido que llevaba tiempo disconforme con la influencia comunista en el ejército y que tras la Batalla del Ebro había establecido contactos con miembros de la quinta columna madrileña.
Negrín volvió a España en Febrero pero las conspiraciones ya se encontraban en un estado muy avanzado y finalmente un golpe de estado dirigido por Casado tuvo lugar el entre el 5 y el 6 de Marzo de 1939. Con él se sublevaron otros jefes militares como Miaja o Mera y políticos como Julián Besteiro (y con él, el ala moderada del PSOE así como anarquistas y republicanos moderados) en el denominado Consejo de Nacional de Defensa. La sublevación prosperó en un principio prosperó en Madrid y buena parte de la zona centro, pero la reacción de las tropas fieles a los mandos comunistas no se hizo esperar: Luís Barceló Jover se autonombró comandante del Ejército del Centro y desde este nuevo cargo respondió a los partidarios de Casado. Entre los días 6 y 8 tienen lugar combates en las calles de Madrid entre los dos bandos, los cuales a punto están de rendir a las fuerzas de Casado pero la llegada de refuerzos casadistas al mando (entre otros) de Cipriano Mera inclina la balanza; Luís Barceló es fusilado en las tapias del cementerio de Madrid el 15 de Marzo y la situación controlada por Casado.
Casado había tenido la esperanza de poder lograr una paz honrosa con Franco (ahora sin comunistas presentes en el bando republicano) pero el líder de los sublevados se muestra inflexible y solo aceptará la rendición incondicional. Ante el fracaso de las negociaciones y lo evidente de la descomposición republicana, Franco ordena a sus tropas avanzar: sin encontrar resistencia alguna, las tropas franquistas entran en Madrid el 28 de Marzo y con ello termina el largo sitio de Madrid, el más largo de toda la guerra.

1 comentario:

  1. El final de la guerra civil estuvo muy condicionada por el enfrentamiento entre los socialistas moderados y los que aliados con los comunistas pretendían alargar todo lo posible el conficto .
    Finalmente se impuso las tesis de Julián Besteriro y su objetivo, era principalmente parar ya las masacres inútiles, independientemente de las condiciones de la capitulación.

    En este enlace se amplia esta información.

    http://www.grandesbatallas.es/batalla final de la guerra civil.html

    ResponderEliminar